Procesos para una correcta señalización

La señalización es un tipo de diseño que interviene en el espacio con el principal fin de informar y crear una serie de guías para dirigir y situar a los usuarios de manera que estos se puedan mover con total libertad y seguridad.

Frente a otras disciplinas del diseño que suelen contar con un público objetivo concreto, la señalética aspira a la universalidad, es decir, a que todas las personas tengan acceso a la información y la comprendan, por lo que el conocimiento de los usos y comportamientos de los usuarios es un factor importante. A este respecto se trata de una disciplina metodológica que generalmente requiere de soluciones consensuadas.

Cabe resaltar que a este primer objetivo informativo y utilitario se le suma otro de índole corporativo. La importante presencia espacial que adquieren este tipo de piezas proyecta sobre las instituciones y empresas ideas de seriedad, consistencia, orden, etc.

El proceso para crear un correcto sistema de señalización pasa por los siguientes puntos:

  • Reconocimiento y estudio del espacio a intervenir: Una de las características que distinguen a la señalética de otras ramas del diseño es que debe adecuarse a un espacio físico y, por lo tanto, a una serie de condicionantes ambientales, arquitectónicos, geológicos, lumínicos etc., que el diseñador debe conocer antes de comenzar.
  • Investigación conceptual, semántica y legislativa: Una etapa de investigación previa es necesaria para conocer las funciones que se dan al edificio, el perfil del usuario, las normativas vigentes en cuanto a intervención y señalización en el espacio, etc.
  • Resumen: Resulta de gran utilidad antes de comenzar a diseñar crear fichas descriptivas con el tipo de señal, el texto, la ubicación, la dirección, el color, la medida y otro tipo de observaciones que permitan llevar un control de aspectos como los impedimentos físicos o las posibles excepciones a las reglas generales.
  • Creatividad y diseño basado en la investigación anterior:  Es el momento en que se escogen tipografías, pictogramas, códigos cromáticos, etc., en función de aspectos funcionales, corporativos y estéticos. Con estos elementos se crean sistemas modulares desde los cuales poder generar todas las señales ofreciendo un mapa general claro, coherente y homogéneo.
  • Comprobación de la viabilidad de la propuesta: Antes de producir las piezas resulta necesario reproducir la señalización en un material efímero (p.e. papel) para controlar posibles errores.
  • Establecimiento de la tipología / materiales de los soportes: A la hora de escoger los materiales deben tenerse en cuenta aspectos como la exposición al roce, a las inclemencias meteorológicas, a la luz solar, etc.
  • Implantación

¡Compártenos!