¿Te lo crees?

Las piezas promocionales y publicitarias son mensajes de gran carga visual emitidos en distintos soportes y formatos (trípticos, banners, flyers…) destinados a comunicar una idea concreta a un público específico en un corto espacio de tiempo. Para que estas piezas sean efectivas tienen que cumplir con los siguiente puntos:

  • Llamar la atención, al menos lo suficiente para no pasar desapercibidas entre la cantidad de estímulos que nos rodean. Esto puede lograrse a través de un buen copy (un texto llamativo), una estética atractiva, un formato novedoso, una idea rompedora, etc.
  • Dar un mensaje claro: Es muy recomendable que este tipo de piezas se centren en un solo mensaje. El tiempo de atención que el público tiende a concederles es reducido por lo que la idea a transmitir debe ser concisa y clara para que el receptor sepa en pocos segundos si está interesado o no en el contenido.
  • Resultar creíble: Una vez el mensaje llega hasta un potencial cliente, el siguiente obstáculo a salvar es el de la credibilidad: si el receptor reconoce al emisor y tiene experiencias previas positivas esto no será un problema, pero para los casos en que el receptor no conozca al emisor el mensaje tiene que transmitir confianza. ¿Cómo? al igual que ocurre cuando conocemos a una nueva persona, el primer impacto es puramente estético y de ahí la importancia de la gráfica. En un segundo lugar nos llamará la atención la amabilidad, coherencia, corrección, inteligencia, simpatía… del mensaje.
  • Mantener la imagen de la marca: Importante, tanto para crear precedentes y que te conozcan en un futuro como para que te reconozcan tus clientes actuales.

Lanzar una empresa, un producto, un servicio, etc., lleva consigo un gran esfuerzo y numerosas acciones entre las cuales, hacer un banner, flyer, cartel, etc., puede parecer insignificante. Esta es una de las razones por las que a menudo las pequeñas piezas promocionales son víctimas de un gran descuido. Pero nunca debe olvidarse que estas mismas piezas pueden ser –para muchos potenciales clientes– la única referencia existente de una marca.

¡Compártenos!