La experiencia del usuario

Los hábitos de los consumidores han ido cambiando a medida que internet se ha consolidado, no sólo como un espacio informativo, lúdico, social, etc… sino como una plataforma de negocio.  Las personas se están acostumbrando a gestionar sus vidas desde un ordenador y, en este contexto, la tienda online se está convirtiendo en una fórmula de negocio cada vez más extendida. A medida que los comercios en internet se multiplican, marcar una diferencia frente a la competencia resulta cada vez más complicado. Una buena manera de hacerlo es a través del valor añadido que un buen diseño puede otorgar, siempre y cuando se plantee desde un punto de vista totalizador que integre tanto los factores más funcionales como otros “intangibles” más relacionados con los valores, el placer, la diversión… etc.

Factores relativos a la usabilidad:

  • Navegabilidad: facilitar al usuario el movimiento entre las páginas de un sitio web. Evitar que éste se pierda, darle fácil acceso a lo que está buscando, etc.
  • Accesibilidad: facilitar el acceso a la información y servicios de un sitio web al mayor número posible de personas  (discapacitados, personas mayores, torpes…).
  • Optimización: diseñar previendo los sistemas de programación. Por ejemplo, diseñar teniendo en cuenta el Responsive web design (RWD) que facilita la adaptación de una web a diferentes dispositivos (ordenador, móvil, tablet…)
  • Etc.

Factores intangibles:

  • Marca: Ser coherente con los valores e imagen de marca de forma que los clientes ya fidelizados entiendan la web como una evolución lógica de la marca y no como algo extraño.
  • Seguridad: El diseño debe denotar seguridad, sobre todo en las páginas de pago o en aquellas que invitan a la compra. Esto se logra mediante el uso de ciertos códigos gráficos (orden, limpieza, jerarquía…) y mediante recursos tan sencillos como poner un contacto bien a la vista.
  • Interactividad: El diseño de una tienda online debe potenciar el diálogo con el usuario. La interactividad es en este sentido una de las grandes herramientas que proporciona internet, en cuanto que permite un modelo de comunicación bidireccional y hace partícipe a un usuario que deja de ser mero espectador.
  • Etc.

Una vez unidos, todos estos componentes tanto físicos como emocionales conforman lo que se denomina la experiencia de usuario, un concepto que representa un cambio de paradigma con respecto a la mera usabilidad en cuanto que no sólo mejora la interacción del usuario con la web, sino que resuelve problemas estratégicos de índole psicológico destinados a promover una valoración positiva tanto de un sitio web como de una marca, producto, etc.  

¡Compártenos!

FacebookTwitterPinterestShare