Ilustración, modas y posibilidades…

Vivimos en una realidad donde las imágenes fotográficas han pasado a ser algo demasiado común: las fotografías nos persiguen desde los marquitos del salón hasta el powerpoint de la oficina;  los avances tecnológicos, nuevas ópticas, aplicaciones tipo Instagram, etc., permiten a cualquier persona sacar una foto aparente y darle un toque personal con un simple móvil; todo el mundo saca, sube, mira o cuelga fotos a todas horas… y es tal vez por eso por lo que a la gente cada vez le resulta más difícil apreciar el trabajo que hay detrás de una buena fotografía. Y quizás sea también por eso por lo que la ilustración parece volver a estar de moda. Y es que es algo que no todo el mundo se ve capaz de hacer, algo a lo que aún se le reconoce un valor creativo. Pero al hablar de ilustración y diseño no podemos olvidar que, lejos de dejar volar nuestra imaginación o recrearnos en un estilo, como diseñadores debemos buscar siempre el registro y la forma más adecuada para cada trabajo. Frente a la fotografía, la ilustración presenta una serie de ventajas propias que debemos tener en cuenta y aplicar en beneficio de cada proyecto:

  • Variedad de registros: Desde los dibujos técnicos a la caricatura, desde lo concreto hasta lo abstracto, los registros de la ilustración permiten hablar en todos los idiomas que componen el lenguaje visual enfatizando en cada caso un carácter u objetivo comunicativo.
  • Menor coste de producción: La ilustración no requiere de puestas en escena, localizaciones, modelos, etc., por lo que puede llegar a ser la manera más práctica y económica de representar ciertos tipos de imagen.
  • Concreción: La ilustración llega a unas cotas de concreción difícilmente alcanzables por la fotografía puesto que de forma natural, omite o exagera detalles al servicio de aquello que se quiere resaltar (por ejemplo, si queremos mostrar detalles de una nariz es más sencillo dibujarla, que no hacer una fotografía en la que no podemos prescindir del entorno sin retocarla y, aun así, quedaría un tanto extraña).
  • Prestigio y personalidad: Existe un punto artesanal y personal en algunos tipos de ilustración… algo que las acerca a la idea tradicional de arte que, a día de hoy, sigue siendo sinónimo de prestigio.

¡Compártenos!