El diseño como oportunidad

A día de hoy existen sectores en el que el diseño no está lo suficientemente explotado o donde tiene una presencia prácticamente nula. Son casos a los que conviene prestar especial atención: marcar una diferencia puede ser una verdadera oportunidad de negocio con resultados mesurables en un corto periodo de tiempo. ¿Por qué?:

  • Un diseño adecuado en un entorno competitivo descuidado se vuelve automáticamente mucho más memorable, más fácil de recordar para posibles clientes, inversores, consumidores, etc.
  • De manera instantánea otorga a la marca/producto una mayor confiabilidad.
  • El diseño obliga a un orden interno que ayuda a detectar incoherencias y contribuye a agilizar ciertos procesos; por ejemplo, al diseñar un catálogo on line, no sólo creamos formas estandarizadas y ordenadas de clasificar los productos que permiten fáciles comparativas, sino que también agilizamos la manera en que podemos enseñárselo a cualquier interesado (a través de un solo link).
  • Un buen diseño tiene además la capacidad de dotar al personal de una empresa de una mayor confianza; consigue que los empleados mismos se “crean” el producto o servicio que ofrecen. Los comerciales, por ejemplo, se sienten mucho más seguros a la hora de ir a vender si el material que llevan (desde la tarjeta de visita al catálogo) está bien diseñado. Esto puede suponer una gran diferencia.

¡Compártenos!